Como nuestro objeto social lo menciona, en Fundación Lyncott, buscamos el empoderamiento de la juventud y dentro de ella el empoderamiento de las 28 chicas adolescentes que participan, ya que creemos es indispensable que las mujeres tengan voz y voto en todos los ámbitos para que puedan participar en igualdad de condiciones para un desarrollo profesional, familiar y personal que determinarán el futuro de nuestro país. Aunado a esto si les brindamos las herramientas adecuadas para potencializar sus talentos, sin duda les estamos ofreciendo un destino diferente.

Cuando hablamos de empoderamiento nos referimos a una mayor autonomía para las mujeres, a su reconocimiento y a la visibilidad de sus aportaciones. El empoderamiento de las mujeres implica que participen plenamente en todos los sectores y a todos los niveles de la actividad económica para construir economías fuertes, establecer sociedades más estables y justas, alcanzar los objetivos de desarrollo, sostenibilidad y derechos humanos y mejorar la calidad de vida de las familias.

El acceso de las mujeres a los recursos económicos y financieros y al control sobre ellos es decisivo para lograr la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer, y para el crecimiento económico de nuestro país.

La Organización de las Naciones Unidas ha señalado que datos empíricos de diversos países muestran que incrementar la proporción de los ingresos del hogar controlados por las mujeres, procedentes de lo que ganan ellas mismas o de transferencias de dinero, modifica los patrones de gasto en formas que benefician a hijas e hijos, y a las comunidades enteras.

Asimismo, ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas publicaron los Principios para el empoderamiento de las mujeres que ofrecen al sector privado algunas prácticas y políticas sobre cómo empoderar a las mujeres, mismos que estamos desarrollando en la Fundación:

Estos principios consisten en lo siguiente:

  1. Promover la igualdad de género al más alto nivel de dirección;
  2. Tratar a hombres y mujeres de forma igualitaria;
  3. Respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación;
  4. Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de hombre y mujeres;
  5. Promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres;
  6. Llevar a cabo prácticas de desarrollo y difusión a favor del empoderamiento de las mujeres; y
  7. Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género.

MUJERES EMPODERADAS

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *