La Fundación Lyncott, preocupada por el bienestar de los jóvenes y sus familias, el pasado 25 de enero, ofreció una plática con la Nutrióloga María José Beguerisse, quien compartió de manera muy sencilla, divertida y clara tips importantísimos para tener una vida saludable.

La nutrición se refiere a los nutrientes que componen los alimentos, implica los procesos que suceden en tu cuerpo después de comer, es decir la obtención, asimilación y digestión de los nutrimientos por el organismo.

Mientras que la alimentación es la elección, preparación y consumo de alimentos, lo cual tiene mucha relación con el entorno, las tradiciones, la economía y el lugar en donde vives.

La alimentación saludable cumple con necesidades nutricionales que necesita el cuerpo, para mantener una buena salud. Además, comer sano te protege de sufrir enfermedades como obesidad, azúcar en la sangre y presión alta.

Algo de lo que comento fue que comer sanamente significa hacerlo en porciones equilibradas, tomando de los 3 grupos de alimentos, que son: los carbohidratos (azucares), grasas y proteínas (leguminosas, carnes y lácteos), así como vitaminas, minerales y agua; para ello nos explicó el “Plato del Bien Comer”:

Verde: Verduras y frutas. Por ejemplo: acelgas, verdolagas, espinacas, brócoli, chayote, jitomate, hongos, zanahoria, pepino, lechuga; frutas como guayaba, melón, mandarina, plátano, manzana, papaya, uvas; entre otros.

Amarillo: Cereales y tubérculos. Como: maíz, trigo, avena, cebada, amaranto, arroz, tortillas, pan integral, pastas; tubérculos como papa, camote, yuca, etc.

Rojo: Leguminosas y alimentos de origen animal: frijol, haba, lenteja, alubia, soya texturizada; alimentos de origen animal como leche, queso, huevo, pescado, mariscos, pollo, carnes embutidos, etc.

Además, nos indicó que nuestra alimentación debe ser:

Completa: incluir productos de todos los 3 grupos de alimentos, ya que al combinarlos te aportarán los nutrientes necesarios.

Equilibrada: tomar cantidades apropiadas de alimentos, pero sin excesos.

Suficiente: intentar que cubra las necesidades del organismo para asegurar sus funciones vitales y permita mantener un peso corporal adecuado.

Variada: la combinación de diferentes alimentos te proporciona los aportes de vitaminas y minerales que tu organismo necesita.

Adecuada para cada individuo: adapta tu dieta a tus necesidades (edad, sexo, actividad, historia clínica, constitución corporal, hábitos alimentarios, época del año y gusto).

Finalmente, mencionó que junto con la buena alimentación es importante mantener un “Estilo de Vida Saludable” y esto es posible si nos enfocamos en hacer actividad física, tener buenos hábitos de sueño, tener una hidratación adecuada, cuidar tu salud mental, buscar tiempo para ti y tu familia, tener pasatiempos sanos y divertidos, realizar un trabajo que te guste y tener una práctica espiritual.

 

 

Come Bien, Vive Bien

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *